El topónimo de Selva aparece documentado por primera vez como una alquería (alcheria Xilvar) en el Llibre del Repartiment (1232). Algunos etimologistas lo hacen derivar de la forma latina Silva o bosque. Otros, en cambio, consideran que el topónimo proviene de un antiguo nombre pre-romano (Sèlver) o, también, del nombre proto-europeo de la plata.
En la época musulmana la actual villa de Selva estaba situada dentro del termino municipal de Inca y tenía una extensión de XXX jobadas. Con el reparto de la isla de Mallorca, el rey Jaume I dio la villa a los caballeros Pere Nunis y Pere Laí, la mitad a cada uno.
La villa está dividida tradicionalmente en los barrios de Camarata, Valella y es Puig. Esta división ya se encuentra bien documentada en el siglo XIV y posiblemente tenga su origen en la reorganización urbana por parte de los colonos cristianos sucedida durante la segunda mitad del siglo XIII.


Pronto la alquería de Selva se erigió como el núcleo más importante de la comarca. Este clima de euforia demográfica y económica fue acompañado por un hecho institucional decisivo: la “fundació” el año 1300, por parte del rey Jaume II de Mallorca, de la villa de Selva.
Fuente: Historia de Selva (1229-1600) Premio de Investigación Jaume Lladó i Ferragut 2001 de los autores Ramon Rosselló y Jaume Albertí.